Antigua ciudad de Tikal

El complejo Maya de Tikal, en Guatemala, es uno de los mayores complejos arqueológicos de Centroamérica. La gran ciudad-estado tenía un futuro largo, floreciendo desde aproximadamente el año 600 a.C hasta el año 900 d.C, cuando la civilización maya colapsó misteriosamente. Un grupo de científicos han revisado recientemente el sitio, y no para la caza de tesoros o artefactos perdidos, sino para buscar pistas en la química del suelo que pudieran revelar la población que tenía Tikal en su apogeo.

“El análisis de la suciedad no puede ser tan agradable como la excavación de una máscara de jade de un antiguo rey Maya, pero ahora podemos responder a más preguntas acerca de la gente que normalmente componían esta antigua civilización”, dice el investigador Chris Balzotti, un estudiante graduado en la “Brigham Young Universidad” (BYU), en un comunicado.

Las estimaciones varían, pero se cree que entre 30.000 y 60.000, o posiblemente hasta 100.000 personas vivían en Tikal durante su apogeo. Y para la alimentación muchas personas habrían requerido un robusto sistema de agricultura.

Los investigadores se centraron en encontrar rastros de maíz en los isotopos de carbono (átomos de carbono con diferentes pesos moleculares ) en 185 muestras de suelo, y así deducir donde estuvo la mayor concentración de siembra.

Vista panoramica de las ruinas de tikal

 

 

Muchos arqueólogos han asumido que el maíz sembrado por los Mayas creció principalmente en las diferentes laderas alrededor de Tikal, tal como lo siguen haciendo los modernos habitantes de la zona. Pero el equipo dirigido por “BYU” encontró pocos residuos de maíz en las altas tierras fértiles.

Al mismo tiempo, los puntos agrícolas parecen residir en las zonas profundas del suelo cerca de los humedales, aclaran los investigadores.

“Nuestro análisis de suelos está encontrando que los Mayas no cultivaron maíz en gran medida alrededor de las laderas, sino más bien a lo largo de las fronteras de las zonas húmedas de baja altitud”, dijo el científico del suelo Richard Terry en un comunicado. “Conocer el lugar donde cultivaban más maíz nos dará una idea más clara acerca de su civilización desconocida hasta ahora.”

Es importante resaltar que esa información podría ayudar a los arqueólogos a determinar mejores cálculos para conocer el número más aproximado de personas que Tikal pudo haber albergado.

Original de LiveScience