La Antropognomónica, explicada a través de cinco preguntas.

Teniendo en cuenta el objetivo principal de Planeta Antropológico, el cual es brindar todo tipo de información relacionada a la Antropología, y por ende al estudio del hombre; se ha contactado al Sr Rubén Calvino mediante una comunicación asincrónica para que nos explicase de una forma breve y precisa qué es la Antropognomónica y cuales son sus objetivos de estudio.

A continuación se presentan las preguntas con sus respectivas respuestas ofrecidas:

Pregunta.1-

¿De que se ocupa la “Antropognomónica” y que relación mutua guarda con la Antropología?.

RESPUESTA: Al igual que la Antropología, la Antropognomónica se ocupa del estudio del hombre pero en tanto gnomon zoológico que llega a serlo, como resultado del proceso filogenético que sufre el género homo desde los sapiens pre-neardentalensis hasta el sapiens-sapiens.

Pregunta.2-

¿Que se entiende por gnomon zoológico?

 RESPUESTA: Gnomón, es una palabra latina que en castellano alude a “escuadra”, “cartabón” y “cuadrante”, pero que en griego significa “indicador”; en consecuencia, gnomón significa indicador de cuadrante y en tanto se le utiliza para señalar el transcurrir del tiempo tomando al día solar como unidad, podrá ser calendárico y de reloj, cuando se subdivide el día en fracciones o intervalos de tiempo, que pueden o no ser iguales.

Cualquier objeto o cuerpo verticalmente dispuesto, puede cumplir con funciones gnomónicas, por lo cual, el propio cuerpo humano, independientemente de la voluntad y/o conciencia de su portador, es ungnomón zoológico en potencia y en consecuencia, pudo por su inmediatez, ser el primer gnomón.

José Babini, historiador argentino de la ciencia, coincide con George Sartón en afirmar que fue  TALES DE MILETO quien luego de un viaje a Egipto, introdujo el gnomón en Grecia y es a quien precisamente, se le atribuye haber medido la altura de las pirámides en base a la medida de su propia sombra y la de las pirámides en el momento del día en que todas las sombras se igualan con la altura del gnomon que la produce.

Pregunta.3-

¿De qué manera el hecho de ser un gnomon zoológico cobra importancia antropológica?

RESPUESTA: Bueno, el hecho de ser el sapiens-sapiens un perfecto y recto gnomon zoológico ambulante, pudo haber despertado la curiosidad por observar las sombras producidas y sus cambios, lo que inevitablemente lo habría llevado a tomar conciencia de que esas sombras podían ser controlables. Esta situación consciente de ser gnomon, hace del sapiens-sapiens un sapiens gnomónico y como tal, comienza a valerse del conocimiento de su sombra con fines espaciotemporales. Es decir que sabe de la edad del día en términos del desplazamiento del sol en el arco diurno y su propia sombra como así también hacia dónde dirigirse sin temor a perderse; es decir que su condición gnomónica consciente opera cual su GPS prehistórico.  Más aún, pudo quizás ser esta condición gnomónica la que junto a otras correlativas y propias del sapiens-sapiens o sapiens gnomónico, le permitiera desplazarse y conquistar el planeta.

Pregunta.4-

¿Cómo se relaciona el ser conscientemente un gnomon zoológico, con la técnica?

RESPUESTA: La evolución filogenética que de las subespecies humanas pretéritas, nos condujeron a la ulterior postura eréctil y gnomónica, encuentra su continuidad evolutiva en el aparentemente intrascendente y distanciado gnomón de palo construido como algo circunstancial (George Sartón) y fuera de nosotros, gracias a la liberación prensil de las manos y el caminar de a pié sumado a laprogresiva y finalmente alcanzada frontalización del rostro que en su actuar conjunto, hicieron de nuestro cuerpo así representado, algo próximo y distante a la vez, construido al principio igual a nuestra altura o a una proporción de ella y ocultando todo vestigio humano (gnomon de palo liso, menhir, poste) para luego y de a poco, revelar su verdadera  esencia originaria, en tanto recobrara la forma y proporciones humanas en la estela gnomónica antropomorfa como en una verdadera prótesis hecha a nuestra imagen y semejanza, sustitutiva quizás, de aquellos pretéritos parientes cercanos y extinguidos con los cuales no pudo el sapiens-sapiens o sapiens gnomónico sostener relación alguna, llevándonos en consecuencia, a una orfandad interespecífica inmediata que pudo haber sido un factor motivador de la reconstrucción material ulterior, que impulsaría el desarrollo de la técnica, y en general del maquinismo y la proteticidad que hoy, vista globalmente, es esa gran prótesis tecnológica, manifiesta en todo tipo de vehículos y máquinas diversas, que se comporta cual una cobertura supracortical de nuevo tipo, la cual, en tanto conserva, cancela y supera a todo lo anterior sin eliminarlo, y solo domina al cerebro viejo así sursumido como el cerebro mamífero domina a los anteriores.

En razón de este desarrollo técnico, hoy, no solo somos lo que la zoología quiso que fuéramos, sino lo que animal y tecnológicamente hemos hecho de nosotros, al punto tal que nuestras “diferencias” se entificaron temporal y sociológicamente, como diferencias de posesión (detentación), manejo y usufructo de los actuales y más avanzados recursos de la técnica.

Es decir que, una vez transformado filogenéticamente el cuerpo humano biológico en gnomon y hacer del sapiens-sapiens un perfecto sapiens gnomónico, su evolución continúa pero auto-reproduciéndose a sí y fuera de sí (exteriormente), por medios técnicos y no biológicos. Primero lo hace como gnomon de palo, luego como menhir y finalmente como artística estela gnomónica de madera o piedra, ingresando así en una irreversible hibridación con la técnica. En este contexto, el “sapiens gnomónico ensamblado de prótesis, necesariamente se entrega a una evidente tendencia de hibridación con la técnica en la que, como lo afirma el Profesor Robert Jastrow, “nosotros somos los órganos reproductores del ordenador”. En sentidos convergentes se manifiesta Raymond Panikkar  en “técnica y tiempo” y Bertrand Stiegler en “La técnica y el tiempo”.

Pregunta.4-

¿Qué nos puede decir la ANTROPOGNOMÓNICA del lenguaje?

RESPUESTA: Los animales no tienen CONCIENCIA DE SÍ, por lo que la diferencia de lenguaje entre los simios y el hombre, es cualitativa y también cuantitativa.

Sabemos de las diferencias entre el aparato fonador del hombre con el resto de los animales, sin embargo, no es suficiente para explicarnos acabadamente como aparece la «conciencia de sí», que en verdad es algo tan raro en la evolución de la vida como  fundamental y excluyentemente humana, no obstante el hombre pudo desarrollar como lenguaje incipiente, el diálogo entre el sujeto y su sombra, comenzando por verificar que al moverse en una dirección, el sujeto era seguido por su sombra y que a voluntad, esas sombras podían controlarse, compararse y más tarde, medirse. La sombra es de alguna manera un aspecto de la conciencia misma incipientemente proyectada y entendida como el otro de sí y en ese ir y venir del yo al no-yo, dialogando, se comenzó a reflexionar como lo sugiere el propio Aristótelescuando en su Metafísica indica que los solsticios y sus sombras pudieron incidir en el origen del filosofar.

No es casual que Carl Gustav Jung (1875/1961), entendiera que la sombra representa al aspecto inconsciente de la personalidad, los  rasgos y actitudes que el  YO consciente no reconoce como propios y los ve como el otro. Tampoco es casual que L Vigotsky, destacado pedagogo y lingüista ruso citara en sus obras a Ossip. Mandelstam –poeta ruso-1891/1938 y lo resume en base a un poema escrito en 1920, diciendo que:

 Olvidé la palabra que quería decir

una golondrina ciega regresa con las alas cortadas

al reino de las sombras

para jugar con la claridad

Pero yo olvidé lo que quería decir

y un pensamiento incorpóreo regresa al reino de las sombras.

Para el poeta, la sombra es la parte inferior de la personalidad, es lo que el llama  “el pensamiento incorpóreo

La conciencia de sí mismo, conforme a la relación entre funciones y órganos o estructuras, puede leerse objetivamente como el correlato entre los ritos, el lenguaje, el soporte óseo del órgano de la fonación (básicamente la apófisis geni glosa, hioides) y las capacidades craneales del lenguaje junto al descubrimiento del cuerpo como gnomón.

Así, el rito, la conformación orgánica, el lenguaje y el gnomón, evolucionan  corre-lacionadamente.

Los ritos de enterramientos iniciados hace ya, unos 80.000 años entre los Neandertales, correlacionado con las capacidades craneales y la verificación de que tenían desarrollado el apófisis glotis, son equivalentes al lenguaje, el gnomón y las sombra.

Las áreas de Wernicke y de Broca, como la  apófisis geni glosa en su desarrollo, evidencian el desarrollo del órgano por efecto de la intensificación de la función de relacionarse y reflexionar generando un uso que finalmente impulsó el desarrollo de los músculos linguales y de esa manera se incrementó su crecimiento, permitiendo que una grandísima amplitud de movimientos en todas direcciones sea correlativa a la creciente complicación del lenguaje articulado. (José Ingenieros.).

Como ya dijimos, no es simple coincidencia que “La Sombra” para C.G. Jung sean los aspectos ocultos o inconscientes de uno mismo, tanto positivos como negativos que el ego ha reprimido o nunca reconocido,. Para C.G. Jung la sombra representa cualidades y atributos individuales o colectivos extraños o poco conocidos del ego.

Con la sombra de C.G. Jung, pasa como con la del propio cuerpo actuando como gnomón, cuando la queremos ver, nos damos cuenta de cualidades e impulsos que negamos o desconocemos en nosotros mismos, pero que yo como observador de otros gnómones zoológicos, puedo ver claramente en otras personas.”.

La conciencia de sí habría surgido como consecuencia de que la sociabilidad y diálogo con el otro pudo generar el diálogo reflexivo del individuo con su sombra, entendida esta tanto literalmente como sombra gnomónica y proyectada, primero, y luego como expresión de los aspectos ocultos de la individualidad y que por ocultos, son considerados ajenos por su portador.

Los especialistas dicen que en el hemisferio cerebral izquierdo en la tercera circunvolución frontal y detrás del hueco temporal, en la parte izquierda de la masa encefálica, se encuentra el área de Brocay entre la circunvolución temporal superior y el lóbulo parietal el área de Wernicke, ambas áreas están directamente relacionadas con la articulación y comprensión del lenguaje. El área de Wernickedecodifica la audición lingüística y el área de Broca procesa la gramática

En el humano actual, estas áreas se encuentran bien desarrolladas y ligadas a sendas y notorias protuberancias sobre la superficie del hemisferio cerebral izquierdo, en tanto que en los humanos pretéritos, solo aparecen de manera similar en las especies  de heidelbergensis y en el neanderthalensis, mientras que en los Australopithecus y Paranthropus, según cita Francisco Lopera R, no habría evidencia disponible que avalen dicha suposición.

antropognomónica

Estas evidencias, indicarían que las dos especies pretéritas mencionadas, la heidelbergensis y neanderthalensis, habrían desarrollado algún tipo de lenguaje articulado semejante al humano actual, por lo que no solo habrían contado con un lenguaje de señas, sino que además habrían manejado el lenguaje de símbolos y rituales que se correlacionarian las evidencias de enterramientos y algún tipo de arte con las plumas de las aves y por qué no pensar que habrían experimentado con sus propias sombra los primeros conocimientos gnomónicos.

 Pregunta.5-

¿Si bien aceptamos que Tales de Mileto pudo medir gnomónicamente las pirámides, que relatos históricos podrían probar esta práctica?

RESPUESTA: Sabemos que cualquier objeto o cuerpo verticalmente dispuesto, puede cumplir con funciones gnomónicas y en consecuencia, el propio cuerpo humano pudo por su inmediatez, ser el primer gnomón, no obstante, no deja de sorprender que tanto en la literatura greco-romana como en la americanista referida a los pueblos originarios en general y muy particularmente de los patagónicos, haya testimonios contundentes de un ancestral método posiblemente universal, para calcular la antigüedad  del día, que reafirmaría nuestra presunción en el sentido de que la vara gnomónica aparece con posterioridad al cuerpo humano gnomónico; para reemplazarlo y objetivar materialmente y fuera de sí, la medición del tiempo, como la manera más primitiva quizás, de las que el sapiens gnomónico optó con el propósito de verse a sí mismo, en la exterioridad de sí.

Este tan curioso como éste elemental método, se vale del cuerpo propio como gnomón y el contar pié a pié, la longitud de la sombra arrojada o umbra recta.

Quien mediante este método, se dispone a observar y medir la sombra, básicamente lo hace poniéndose de pié y dando la espalda al SOL para de ese modo observar hasta donde llega e inmediatamente contar cuantos piés propios y/o gnomónicos entran en ella, tomando como regla o unidad de medida específica un conocimiento ancestral de las proporciones humanas que dice que “la altura media humana tiene aproximadamente siete pies propios”.

En esta práctica gnomónica, el observador se involucra como gnomón y al conjunto se lo considera como uno de los tipos de relojes solares que, por contar con el hombre parado sobre sus pies y medir con ellos la longitud de las sombras, se lo llama Reloj de Pie(wikipedia)

Los antecedentes más antiguos que suelen citarse con referencia a la relación de la longitud del pié y las proporciones humanas, se orientan a la medida de un pié llamado de Gudea que mide 26,4cm y se encuentra en la Estatua sedente (sentadadel príncipe de Gudea, una ofrenda a la deidad NINGISHIDA, NINGIZZIDA o GIZZIDA realizada en época de la civilización Sumeria que fuera  considerada como la primera y más antigua de la historia, la cual supo extenderse por el sur de la MESOPOTAMIA, sobre los ríos TIGRIS y EUFRATES. En esta estatua se alude a las proporciones humanasincluyendo al número fí o fideo que Luca PACIOLI, supo denominar divina proporción (1,618033…).

Esta proporción entre los artistas es conocida como sección o proporción áurea y entre los matemáticos, media y extrema razón… que básicamente surge de la raíz cuadrada de 5 y que Leonardo de FIBONACCI supo aplicar y desarrollar como serie.

El método de medir las sombras propias con los pies, se lo puede verificar entre los clásicos en LA ASAMBLEA DE LAS MUJERES, donde ARISTÓFANES da perfecta cuenta del método cuando PRAXÁGORA dice:

<<Tú no tendrás otro quehacer que acudir limpio y perfumado al banqueta cuando sea de diez pies la sombra del cuadrante solar>>

Entre los romanos, aún existen tablas, llamadas HOROLOGIOS, que se encuentran descritas en la obra AGRICULTURA de PALADIO y más recientemente Juán BENIGAR lo cita como práctica difundida entre los mapuches.

En consecuencia y para finalizar este breve introito, el carácter antropométrico de medir el tiempo mediante esta manera tan elemental y rudimentaria como reveladora del ingenio humano, la cual solo se vale del cuerpo humano entendido como gnomon y los pies propios como unidad específica, parece evidenciarse en culturas tan distantes como diversas, desde los mismos albores civilizatorios, por lo cual nos induce a un conocimiento ancestral que proviene posiblemente, desde el mismo momento en que el sapiens-sapiens se convierte en sapiens gnomónico como consecuencia de tomar conciencia de que su cuerpo era naturalmente un gnomon zoológico.

 

Referencias:
Rubén Calvino fue contactado a través de la REHA.